La Supercopa femenina es rojiblanca: el Atleti golea y campeona

El encuentro arrancó en Almería con el Levante con una presión más conservadora en los tres cuartos de cancha, mientras esperaba la respuesta del Atleti que tenía claro cuál sería su juego: la posesión y la construcción.

Pero las colchoneras querían definir todo inmediato. Intentando encontrar los espacios en especial por la banda derecha con Ajara conectando con Sampedro y Castellanos.

Dicho y hecho. Tras la intensidad del ataque colchonero, el primer descuento del partido llegó a los 18′ en los pies de la venezolana Deyna Castellanos que tras un centro de Ajara.

Las granotas debían reaccionar, sobre todo por el hambre que tenía el Atleti en ampliar el marcador. Y es que el gol anulado a Ludmila sería solo un llamado de lo que pasaría unos pocos minutos después.

Cuando corría el minuto 22, la brasileña Ludmila corría a todo velocidad burlando a las jugadores del Levante, cayendo al piso, levantándose y dándole el centro a su compañera, el fichaje de invierno de las colchoneras, Ajara.

A las granotas les costaba reaccionar. Mientras intentaban ver la manera de cómo lograr el contraataque y conseguir el descuento, no lograban encontrarse con mucha contundencia en la defensa.

Gran error para un Atleti cuya principal característica es la peligrosidad de su ataque, sobre todo con la llegada de Ajara que quiso marcar su debut soñado con un doblete. A los 32′, recibe el balón y aun ante el intento de las centrales del Levante, patea el balón cayéndose pero logrando el objetivo. 

Ya después el Atleti bajó un poco los cambios replegando en campo propio y el Levante intentó aprovechar los espacios, ante el cansancio de las colchoneras, que ya buscaban un poco más defender el 0-3.

La dinámica se mantuvo en gran parte del segundo tiempo. Las granotas debían intentarlo y aprovechar el cansancio del Atleti, que fue dejando un poco más los espacios.

El conjunto de María Pry estaba decidido a darlo vuelta, sobre todo con el ingreso de la argentina Stefanía Banini, quien remató varias veces a la portería de Lindahl pero sin demasiada contundencia o bien, el disparo era frustrado por Aleixandri, que aportó con propiedad su labor defensiva.

Con esto, el Atleti se transforma en el nuevo campeón de la Supercopa femenina de España, en su segunda edición oficial.

Fotografía: Twitter oficial Atlético de Madrid femenino

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*