Iván Zamorano: “El 5-0 al Barça fue una de mis noches más maravillosas como futbolista”

De marcar goles a comentarlos, Iván Zamorano rememora su etapa vestido de corto, su paso por el Real Madrid, su actual desempeño en los medios de comunicación, y lo que supuso para los futbolistas chilenos su paso por Europa.

Iván Luis Zamorano (Santiago de Chile, 1967) se pasó toda su carrera deportiva marcando goles, desde sus comienzos en Cobresal hasta su retirada en Colo-Colo, pasando por algunos de los clubes más grandes de Europa, como el Real Madrid o el Inter de Milán. Tras 18 años de carrera, “Bam-Bam” puso fin a su periplo en los terrenos de juego como uno de los mejores futbolistas chilenos de todos los tiempos, y desde 2016, como muchos otros exfutbolistas, ha encontrado su camino en el sector de los medios de comunicación. Desde que le invitaran a la Copa América Centenario en 2016, ha seguido ligado al sector, y ya lleva cuatro años trabajando para la cadena norteamericana TVN.

¿A qué se dedica hoy en día Iván Zamorano?

Mi presente tiene que ver con la experiencia que tomé en Estados Unidos, en Miami, tuve la posibilidad que me trajeran para transmitir la Copa Centenario en el 2016, y luego de una muy buena Copa, de una experiencia muy buena a nivel personal y de Univisión Deporte, tuve la posibilidad de que me ofrecieran una oportunidad de trabajar en Estados Unidos, donde ya llevo 4 años. Ha sido realmente hermoso, en una cadena que hoy se fusionó con Televisa Deportes en México. Transformamos la cadena TVN que es la cadena de deportes más grande del mundo, estoy muy contento, creo que es una experiencia única, las comunicaciones siempre me llamaron mucho la atención, pero lo vivía desde afuera. He aprendido con grandes profesionales a mi lado, he tenido la suerte de poder acercarme a lo que también viví, porque transmitimos la Champions, la Europa League, campeonatos mexicanos, la MLS, la UEFA Nations League, eliminatorias europeas…O sea, todo lo que uno ha vivido, también puede transmitir esa experiencia, esa madurez, a través de los medios de comunicación. Para mi familia también ha sido importante, tenía dos hijos chicos entonces. A nivel personal estoy muy contento, tengo contrato hasta el 2022.

De hecho, transmitir al Real Madrid y al Inter en la pasada fase de grupos de la Champions League para mí realmente fue un honor y un orgullo transmitirlo.

¿Cómo es estar al otro lado? Sobre todo en ese partido especial, porque tú vestiste las dos camisetas.

Es mucho más difícil, prefiero mil veces jugar al fútbol. Aparte, cuando uno juega fútbol se puede decidir, acá como comentarista uno debe comentar desde la distancia, pero en general ha sido una bonita experiencia. Imagínate lo que significa para mí el cariño, el amor, el respeto que yo tengo por estos equipos. En el Real Madrid estuve cuatro años, en el Inter cinco, y transmitir el partido donde se jugaban la vida, para mí fue muy emocionante. Son momentos donde a través de mi plataforma pude trasmitirlo con el mayor profesionalismo posible, yo personalmente lo viví intensamente y lo disfruté.

En especial por tener a dos compatriotas jugando.

Claro, más aún sabiendo que Alexis (Sánchez) y Arturo (Vidal) están vistiendo la camiseta del Inter, es un orgullo mucho más grande porque lo único que quiero es que a estas alturas donde hay un chileno en el mundo le vaya bien. Si hay un chileno que está donde tú tuviste la oportunidad de jugar, con mayor razón, así que feliz por ello.

En lo que se refiere a tu pasado madridista, ¿cómo recuerdas los tres goles que le metiste al Barcelona? La llegada al vestuario… ¿cómo recuerdas ese momento?

Los partidos con el Barcelona siempre fueron muy intensos, no solo se vivía el partido, sino que se vivía toda la semana. El campeonato anterior en Barcelona, nos habían metido un 5-0, y al otro día de ese partido que se jugaba en Madrid se cumplía un año de esos cinco goles que nos habían metido en Barcelona, entonces en la semana había mucha sangre en el ojo. Había sed de revancha, de hacer un buen partido y de acercarnos a lo que había sido ese 5-0 en contra, entonces lo viví de una manera muy intensa. Creo que estábamos pasando un muy buen momento a nivel de equipo y yo creo era el partido donde nosotros teníamos que enaltecer mucho más el nombre del Real Madrid. Si me decían: “suéñate el partido” el día anterior, no lo hubiera soñado tan perfecto como salió, porque fue un partido mágico, una noche maravillosa en donde no solamente hice tres goles, sino que en el cuarto gol es un remate mío en el palo que lo marca Luis Enrique y el quinto gol yo entro solo con Busquets y me venía gritando Amavisca por el otro lado. Levanto el ojo, se la doy, y es el 5-0 en una noche mágica para nosotros que estábamos en la cancha, para toda la gente que estaba en el estadio, y millones de madridistas que lo seguían en la televisión.

Para mí en lo personal lo viví con mucha intensidad, fue una de las noches más maravillosas que viví como futbolista, que hasta el día de hoy me la recuerdan en Madrid. Y sobre todas las cosas esa ovación que me dio el Santiago Bernabéu cuando tuve la posibilidad de salir faltando seis minutos para terminar el partido, la llevaré siempre en mi corazón porque es una ovación de una fuerza interior muy grande, en el cual me recuerda esa noche extraordinaria que viví como jugador.

Imagínate lo que fue después en el vestuario, en la casa con la familia. Fue uno de los momentos más lindos que viví como futbolista.

De los jugadores de ese partido, ¿con quién mantienes amistad?

Con Amavisca, con él hablamos generalmente todas las semanas, y tengo la posibilidad de hablar con Emilio Butragueño constantemente. Con Raúl nos hemos topado muchas veces. Desde un punto de vista personal es importante mantener el contacto con la gente que uno quiere, con la gente que uno compartió y cada vez que tengo la posibilidad de ir a Madrid, tengo el orgullo de tener las puertas abiertas no solamente en el club, sino en el corazón de todos mis compañeros así que feliz por eso.

¿Cómo ves actualmente al equipo de Zidane?

El equipo de alguna manera ha tenido ciertas irregularidades, creo que ha tenido bajones futbolísticos que le han implicado tener problemas, no solo en LaLiga, sino en Champions, pero todos sabemos lo que significa estar en el Real Madrid. No vas a tener siempre la oportunidad de jugar de diez. De repente te levantas mal un día y pierdes partidos como lo perdió con el Cádiz, ha perdido partidos muy importantes y en Champions exactamente lo mismo. ¡Quién iba pensar que el Shakhtar le iba a ganar los dos partidos!

Generalmente cuando ocurren ese tipo de situaciones uno se pone a pensar si el Real Madrid tiene esa capacidad para reaccionar y para posicionarse de verdad donde debería estar, y al final sí. Te das cuenta de que la mente, para situaciones extremas, los jugadores del Real Madrid están con el mismo objetivo, con la misma meta y sueños. Ahí te das cuenta de por qué es el equipo más ganador de la Champions y de LaLiga, los jugadores tienen la experiencia y el liderazgo para resolver situaciones extremas de acuerdo a lo que están viviendo y me parece que este año ha sido un poco incierto con todo lo que está ocurriendo, y ahí ha sacado la casta de campeón y ha podido solventarlos. Nadie pensaba con lo ocurrido en Champions que iba a terminar primero en el grupo, y en LaLiga a pesar de todas las dificultades también estamos ahí, así que con mayor razón los jugadores saben en el equipo que están y cómo se tienen que desenvolver.

La acumulación de partidos perjudica para que haya muchas lesiones, si un jugador se contagia hay menor plantel. ¿Crees que ha afectado?

Ha afectado mucho, son situaciones a las que no estábamos habituados a vivirlas, ver los estadios vacíos es difícil, pero es el momento que estamos viviendo. A nivel mundial el deporte también se tiene que habituar, se tiene que ir acomodando a este tipo de situaciones. Esta pandemia vino a dañar a todos los que queríamos una vida más normal. Hay que acoplarse y ver el futuro con optimismo, hay muchos futbolistas que a lo mejor piensan otra cosa y eso hace que haya lesiones musculares, también por el cansancio físico de los viajes. Hay muchas cosas para las que los futbolistas tienen que estar preparados y tratar de solventarlo en el tiempo, y más aún cuando juegas en equipos acostumbrados a ganar títulos, con mayor razón las responsabilidades son mayores.

En lo que se refiere al fútbol chileno, ¿te sientes pionero de los compatriotas que ahora están saliendo a jugar en equipos grandes?

Hay situaciones que sí me ponen tremendamente orgulloso, cuando jugaba sabía que no solo lo hacía por mí, sino por todo el fútbol chileno. Yo llevé con mucho orgullo mi bandera chilena, y en ese momento sabía lo que representaba porque no había muchos. Entonces ver a este chileno que comenzó en Suiza y después el Sevilla, después Real Madrid, Inter y así sucesivamente. Para mí era entregar un legado de lo que hay que hacer para poder tener éxito, desde el punto de vista del esfuerzo, de la perseverancia, liderazgo, trabajo en equipo.

O sea, un chico que nació en San Joaquín en la Legua, en donde había droga, delincuencia, alcoholismo. Buscar una oportunidad en el fútbol y en el deporte, y conseguir lo que yo conseguí. Ese es el mensaje que quería entregar. Pionero desde el punto de vista de tus sueños, de lo que significa tener un objetivo, una meta. Hay un mensaje que me dejó mi viejo antes de morir, él me dijo: “en el fútbol como en la vida no siempre llegan los mejores, sino los que tienen la capacidad de luchar más”, y es ahí donde yo marcaba diferencias.

Pionero desde el punto de vista del esfuerzo, de la perseverancia de lo que había que hacer para poder llegar. Me siento orgulloso de haber construido un camino en base a esos valores.

Hoy en día miro a los Vidal, Alexis, Medel, Bravo, Islas…todos chicos de muchos valores que han llegado a construir un camino importante, estoy convencido que estos chicos me veían desde el punto de vista del esfuerzo para poder conseguir cosas. Miro hacia atrás y me siento tremendamente orgulloso de lo que conseguí, de lo que construí.

¿Sientes que esa fue la base para lo que consiguió la selección chilena?

En su momento era fundamental que jugadores que tenían esa experiencia en el extranjero pudieran llevarla a la selección, en ese instante era el único que jugaba en Europa. Fabián (Estay) jugaba en México, Marcelo (Salas) jugaba en River…En general era importante poder transmitir a los jugadores esa experiencia en Europa, porque es distinta, no es lo mismo a lo que estamos acostumbrados en Chile. Hoy en día cuando uno ve que el 70% de los jugadores de nuestra selección juegan fuera, quiere decir que algo bueno se hizo para que esos jugadores estén jugando en el extranjero, no es por el azar, sino por méritos propios y eso hace que ellos tengan esa experiencia y madurez. Inclusive esa conexión con competiciones como la Champions, o la Europa League. Esto para traspasar a la selección chilena y formar un grupo súper compacto donde se junten competitividad, madurez, juventud y sueños. Siendo esta la generación dorada que se juntó para ganar esas dos maravillosas Copas América.

¿Que significó para ti el retiro del fútbol?

Uno cuando jugaba al fútbol decía, “¿después del fútbol qué?”, porque cuando estás en lo más alto, en equipos grandiosos, siempre me pregunté qué voy a hacer. Desde el punto de vista personal se fue dando de forma natural, me di cuenta de que después del fútbol también había vida, había fines de semana para estar con la familia. Cosas distintas a lo que uno estaba acostumbrado, fui un tipo muy exigente con mi familia, no solamente con el trabajo diario, sino con el entrenamiento, me cuidaba mucho.

Me di cuenta de que después del fútbol se encuentran cosas muy valiosas, había mucho tiempo que no había aprovechado con la familia, aprovechado para mí. Todo se da de forma muy natural. En el fútbol hice todo lo que tenía que hacer, para mí el fútbol fue lo más valioso que tuve como profesional, fui feliz. Incluso me di el lujo de jugar gratis para Colo-Colo antes de retirarme.

Me hizo tan feliz que cuando dejé el fútbol, pensé en hacer cosas que permitieran tener la misma felicidad que me dio el fútbol. Después vino mi familia, encontré una mujer que me enamoró e hice mi familia, se hizo todo muy natural.

Una pregunta cortita, ¿cuántos títulos crees que levantará el Real Madrid al final de la temporada?

Yo me conformo con dos, pero ojalá que levantemos la 14ª, que para mí la Champions es una cosa muy distinta a todos. En la Liga es muy difícil, el Atlético está muy bien, creo que es el favorito para ganarla.

Fotografía: Aton Chile

Entrevista realizada por:

Iván Cáceres

Freddy Cabrera

Valentina Boetto

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*